Nuestro Objetivo

ENTIENDE EL VINO

Una botella de vino, un sacacorchos, dos copas,... poco más que añadir al momento que se avecina. Tal vez algo de comer, algo que potencie el caldo que estamos a punto de descubrir, un vino que amplifique los sabores que vamos a combinar,... la conversación está servida, el éxito de la velada, la merienda, la comida está garantizado.

Cuantos momentos en torno a una botella de vino, cuantas celebraciones, cuantas charlas apasionadas. Cojo el teléfono pues me llama mi amigo el sibarita, a ese que no se le escapa una marca, una novedad, una variedad a conocer,... .-oye, ¿nos hablamos una botella de vino?-  Lo primero es sonreir. Respondo con otra pregunta  - ¿a qué hora te viene bien?-

Mi objetivo, como humilde apasionado del vino, de la bodega, de la vid, de la tierra y del paisaje, no es que aprendamos juntos las marcas y los nombres, que sepamos de cosechas y de calificaciones, sino que seamos capaces de entender el vino. Entenderlo desde su historia tan ligada a la nuestra, desde el viñedo que alimenta la uva, desde la bodega que lo mima y lo transforma, desde la barrica y la botella que lo crían y lo ensamblanâ... y saber a qué se deben los tonos de su color, a qué se debe su aroma embriagador, como entender y descubrirá  sus infinitas y complejas sensaciones en boca.

El vino, conocido y extraño compañero. Tantos momentos juntos a lo largo de la historia, tantos años de futuros decubrimientos, tanto tiempo aún para desenlazar los misterios que te aureolan.

Alejandro López, Enólogo.


 
espacio

Cuando descorchas una botella y se rompe el corcho, ¿es síntoma de un mal vino?

El tapón ocupa una gran sección en el mundo del vino.

Como tapón podemos entender diferentes opciones, como el corcho natural, el tapón sintético de “silicona”, el tapón de rosca, la chapa o el tapón de cristal.

Nosotros, culturalmente, estamos familiarizados con el tapón de corcho natural procedente de los bosques de alcornoques presentes en  Extremadura y Portugal.

El corcho se obtiene cortando la corteza del alcornoque, o lo que también se denomina “saca”. Esto se realiza en árboles de más de 25 años y una vez cada 7-10 años, dependiendo de las características del año.

 

Alcornoques

 

En su proceso de transformación, el corcho es secado  en pilas al aire libre  en torno a un año. Una vez seco, es hervido y almacenado en un lugar aireado para hacer más porosa la corteza. Se perforan las planchas de corcho obteniendo el tapón, que es seleccionado en calidades y son pulidos y marcados. Por un tapón de máxima calidad se puede llegar a pagar más 4 euros/unidad.

Como podemos ver, el corcho es un producto absolutamente natural y su carácter biológico lo hace evolucionar, lo dota de “vida”.

Si abrimos una botella de vino y se rompe el corcho puede ser debido a distintos factores:

  • El primero es el sacacorchos. Si no se introduce correctamente hasta el final, podemos romper el corcho al extraerlo. Además no todos los sacacorchos son idóneos. Para mi gusto los mejores son los de dos tiempos.
  • Cada corcho, como materia natural, es diferente al resto. Es posible que aparezcan vetas leñosas en el interior que favorezcan la rotura del corcho. Esto se observa si partimos el corcho por la mitad y vemos vetas de color oscuro que lo cruzan transversalmente.
  • Otra causa puede ser la humedad del corcho. Cuando se embotella una botella de vino se realizan medidas de la humedad del corcho, que es uno de los indicadores de calidad, ya que esta le confiere elasticidad. Si un corcho, por las condiciones de almacenamiento pierde o gana humedad, es posible que se rompa a la hora de extraerlo.
  • La edad del vino también hay que tenerla en cuenta ya que vinos muy viejos poseen también corchos muy viejos que evolucionan perdiendo sus características.

Ninguna de estas causas afecta negativamente a un vino siempre y cuando no permitan el paso del aire a través del corcho. Si la humedad del corcho es muy alta o muy baja en su conservación, podría permitir el paso excesivo de oxígeno hacia el vino confiriéndole características negativas, por lo que un mal vino puede ser síntoma de un mal corcho.

 


espacio