Nuestro Objetivo

ENTIENDE EL VINO

Una botella de vino, un sacacorchos, dos copas,... poco más que añadir al momento que se avecina. Tal vez algo de comer, algo que potencie el caldo que estamos a punto de descubrir, un vino que amplifique los sabores que vamos a combinar,... la conversación está servida, el éxito de la velada, la merienda, la comida está garantizado.

Cuantos momentos en torno a una botella de vino, cuantas celebraciones, cuantas charlas apasionadas. Cojo el teléfono pues me llama mi amigo el sibarita, a ese que no se le escapa una marca, una novedad, una variedad a conocer,... .-oye, ¿nos hablamos una botella de vino?-  Lo primero es sonreir. Respondo con otra pregunta  - ¿a qué hora te viene bien?-

Mi objetivo, como humilde apasionado del vino, de la bodega, de la vid, de la tierra y del paisaje, no es que aprendamos juntos las marcas y los nombres, que sepamos de cosechas y de calificaciones, sino que seamos capaces de entender el vino. Entenderlo desde su historia tan ligada a la nuestra, desde el viñedo que alimenta la uva, desde la bodega que lo mima y lo transforma, desde la barrica y la botella que lo crían y lo ensamblanâ... y saber a qué se deben los tonos de su color, a qué se debe su aroma embriagador, como entender y descubrirá  sus infinitas y complejas sensaciones en boca.

El vino, conocido y extraño compañero. Tantos momentos juntos a lo largo de la historia, tantos años de futuros decubrimientos, tanto tiempo aún para desenlazar los misterios que te aureolan.

Alejandro López, Enólogo.


 
espacio

Empezó el Mundial de Fútbol y con él la emoción, los fracasos, los éxitos, y sobre todo, las veladas delante del televisor picoteando algo para no perder detalle de lo que hacen nuestros equipos favoritos.
Por una vez voy a robar protagonismo a mi compañero de blog (el Gourmet) en lo que a maridajes se refiere y vamos a proponer varios maridajes para que ese picoteo delante del televisor se acompañe de un buen vino y esa combinación sea perfecta.
Por estas fechas, tendríamos que estar disfrutando de un tiempo veraniego, pero como todos estamos sufriendo, no es así, y acabamos de salir de una semana de frío otoñal que es impropia del mes en el que estamos. A pesar de ello, vamos a pensar que el sol luce todos los días y por eso los maridajes que recomendaremos serán los más apropiados para el verano y teniendo en cuenta que deben ser platos que se degustarán casi con toda seguridad sentados en un sofá viendo la tele, por lo que sugerencias veraniegas como las barbacoas (carnes a la brasa), las dejaremos para otra ocasión.
En general podemos decir que lo ideal es poder degustar un vino blanco fresquito con algún tapeo ligero. Por eso, el artículo que mi compañero proponía de Maridajes veraniegos, viene muy al caso.
Una recomendación para estos casos es  poder aprovechar la ocasión para degustar algún maridaje especial pero que para otras ocasiones no suele ser recomendable: los maridajes ácidos. Los vinos ácidos suelen ser vinos frescos y ligeros, que deben ser tomados fríos y por eso, pueden encajar muy bien con otros platos que también tengan un punto de acidez (tomate, por ejemplo) o que sean muy salados:Mejillones con Txakoli

  • Txakoli, probablemente el vino más ácido de España, marida a la perfección con unas anchoas del cantábrico.
  • Otra posibilidad, es un plato con un toque picante. Así unos mejillones con salsa de tomate picante y el mismo Txakoli son muy interesantes.

Si optamos por alguna opción más clásica, nos podemos decantar por un Chardonnay, uva que produce vinos con matices minerales, que suele tener toques de frutas tropicales y con un buen equilibrio de acidez y que incluso puede llevar barrica.

  • Puedes acompañar con cualquier conserva de pescado, una ventresca de bonito en aceite, o unas sardinillas.
  • Tienes alguna recomendación en:

Otra opción que nos puede apetecer es un vino más afrutado donde recomendamos la uva alemana por excelencia, el Riesling, la cual en el valle del Mosel adquiere su máxima expresión y por eso un vino procedente de la bodega centenaria SA Prum es nuestra elección.

  • Un plato de almejas a la marinera con una botella fría de Riesling, es una recomendación inmejorable: Almejas y Riesling.

Y ya para terminar, una opción para los paladares más atrevidos: el Oporto blanco, una recomendación innovadora para aperitivos con vinos de los denominados ajerezados (que envejecen mucho más que un vino normal por la adición de Brandy) pero siempre con uvas blancas, esta vez tradicionales portuguesas.

Nada más, espero que podáis degustar alguna de estas opciones (o todas) durante estas semanas de fútbol y calor, y sobre todo, animando a España, que no estaría nada mal traerse la Copa a nuestras vitrinas.
Feliz cata



Estoy seguro que en muchas ocasiones estamos ante la difícil tesitura de elegir un vino en una comida con platos muy variados y con sabores muy diferentes. ¿Qué vino elegimos cuando tenemos que maridar platos tan diferentes como setas, pimientos, pescado y carne?¿Cómo hacemos que los diferentes comensales en una mesa, queden satisfechos con el vino cuando cada uno ha elegido una comida diferente? ¿Qué vino elegimos cuando vamos de invitados a una cena y no sabemos qué platos habrá?
La respuesta pasa por conocer dos de las variedades más extendidas en el mundo: el Merlot y el Pinot Noir.Merlot

El Merlot es una uva originaria de Burdeos, pero que donde encuentra su verdadera casa es en climas templados, ni muy frios ni muy cálidos. Por esta razón, se encuentra en muchísimos países de los dos hemisferios.
En un Merlot encontraremos muchos aromas diferentes, algunos a frutas del bosque, otros con aromas herbáceos muy marcados (incluso nos pueden recordar a pimientos), toques terrosos o minerales, setas, pero lo que todos tienen en común es que tienen un tanino suave y sedoso. Quizá por eso son tan fáciles de beber y son muy aceptados en cualquier mesa, por su baja astringencia y su paso suave por la boca.
Podemos probar el Merlot con muchos platos diferentes, aquí va una pequeña lista:

  • Pescados azules como el atún o el bonito; salmón, trucha y todos aquellos que tengan sabor fuerte y grasa.
  • Gambas o langostinos cocinados con panceta o jamón.
  • Carnes guisadas, como cordero, con hierbas, aceitunas y sobre todo, con setas.
  • Carnes a la brasa, sobre todo aquellos vinos con crianza y por lo tanto, aromas a madera.
  • Cualquier plato de setas.
  • Una gran variedad de verduras, por ejemplo, cocinadas a la plancha.
  • Y más cosas que se nos ocurran.

Pruébalo en:

El Pinot Noir, es una uva extraordinaria que genera casi por igual, relaciones de amor y odio. Quizá por lo difícil de su vinificación, por su fragilidad o por sus aromas inigualables, muchos expertos la consideran como una reina que cuando expresa todo su potencial, ofrece vinos inigualables. A veces, se le considera como un vino blanco en uPinot_Noirn cuerpo de tinto, por sus taninos suaves, su ligera acidez y sus aromas frutales. Sólo por la dificultad de su vinificación, casi merece la pena probar un vino que debe tener el clima perfecto, debe seguir un proceso específico y una crianza justa adecuada a la potencia de sus aromas.
En un Pinot Noir encontraremos aromas de frutas del bosque e incluso cítricos y pomelos, aromas a hierbas y flores pudiendo llegar hasta la menta, aromas terrosos y sobre todo cercanos a la madera, como el café, vainilla, coco y muchos más.
A la hora de maridarlo, admite una amplísima variedad de platos, pero tenemos que tener especial cuidado en no acompañarlo con platos muy fuertes o picantes:

  • El mejor maridaje es problablemente el cordero, en cualquier preparación, guisado, a la plancha, al horno, con hierbas, con verduras, etc…
  • Con carne de vacuno también va muy bien, aunque no es recomendable con carnes “muy” rojas como el buey o la vaca.
  • Carnes blancas como pollo, gallina, o incluso más sabrosas como el pato o el conejo.
  • Con muchos pescados, entre ellos el atún, bonito, mero, pez espada, salmón.
  • Con muchas hortalizas y legumbres, como alubias, lentejas, habas, pimientos, cebolla, etc…
  • Con casi cualquier tipo de seta.
  • Con casi cualquier cocina Asiática: japonesa, India, China, etc…
  • Quesos de sabor suave.

Pruébalo en:

Espero que con estos consejos, podáis aprender a disfrutar estas dos variedades tan amplias y que las disfrutéis como se merecen.

Y como siempre decimos desde este Rincón, estos son unos primeros pasos para que aprendáis por vosotros mismos, porque lo más importante es probar, probar y probar, parándote por el camino  para distinguir porqué nos gusta una combinación especial o para identificar aromas y sabores.

¡Buen provecho!


espacio